La Champions del Madrid: la Santa María o el Titanic

El bicampeón de Europa está metido en apuros, aferrándose a un barco que lo puede hundir o llevar a la conquista del continente.

Actualizado el 13 de febrero de 2018
Por Carolina Padrón
ESPN Digital

La palabra presión es la que mejor representa lo que sucederá a partir de mañana entre el PSG y el Real Madrid. Dos equipos que llegan a octavos de final con un asterisco acompañando a sus nombres. Por un lado, el campeón -o bicampeón- de Europa, metido en apuros, aferrándose a un barco que puede ser la Santa María o el Titanic. O los hunde o terminan conquistando el continente. Así de alargada es la brecha para los de Concha Espina. Así de separados están los bordes que definen su abismo. Así de pobre fue su fútbol que, en febrero, sólo les queda un frente de ataque.

Y visto lo visto en la jornada de este martes cualquier hueco puede convertirse en una trinchera. En Torino, la vida se le complicó al subcampeón de la Champions. La Juventus protagonizó un sacrilegio del fútbol ante el Tottenham, que culminó en empate cuando iban adelante en los primeros nueve minutos, gracias al doblete de Higuaín, el más rápido de la historia de la competición para un jugador de la vecchia signora. Doblete con opciones de más. Mostrando lo rápido que cambias en el deporte de héroe a villano. Dos goles que acabaron con más de 100 días sin encajar anotaciones para Buffon y compañía.

Si, mientras los de Allegri irán a Wembley con empate, los merengues reciben en su casa a los parisinos, y siendo precavidos, podríamos atrevernos a decir que casi firmarían un 2-2. Enfrentan a uno de los equipos más en forma del continente. El primero en superar los 100 goles en ataque entre las cinco grandes ligas de Europa. Tienen a Neymar que ha marcado 19 goles en 18 partidos en la liga. Pero no dependen de él. El Madrid si de Cristiano Ronaldo. Los de Emery cuentan con su tridente. Con el killer Cavani y con el talentoso y letal Mbappé.

Pero siendo realmente honestos, Francia no es el Santiago Bernabéu, ni la Liga 1 la Champions. Aunque siéndolo más, el Bernabéu tampoco es Juventus Stadium y a los de Zidane se le reconoce, últimamente, por el uniforme. Turno de ver si lo de la competición fetiche aplica. Si el discurso de Cristiano, que no caló en la Copa del Rey, termina salvando la temporada. Sobre todo sus goles, esos que acumuló y que terminó soltando triplicados ante la Real Sociedad el pasado fin de semana.

Total, estará en su escenario favorito, el que más flashes le puede dar. Donde es dueño y señor de los récords. Donde marca diferencia y sabemos que le gusta tirar de números. Anotó en cada uno de los duelos anteriores de la fase de grupos. Un hito. A partir de ahora en el horizonte se ve el famoso de cliché de “un partido a la vez”. Primero el de este miércoles... Luego a ir tirando del carro. Uno que podría terminar en la Cibeles, o estrellado. Y Nacho haciendo del suspendido Carvajal, para detener a Ney. O al menos intentarlo.

CONTENIDO PATROCINADO

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.