Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Santos libró el 'Infierno' y se colgó la sexta corona
Santos Campeón. Exorcizó los pronósticos. Mató a todos los matones: Tigres, América y Toluca. Y el trofeo Clausura 2018 le pertenece con todos los destellos del merecimiento.

Santos ascendió de entre los Infiernos del Toluca: 1-1 en el veredicto y 3-2 en el Global. De nuevo Robert Dante Siboldi demostró esa habilidad para manejar el tablero e improvisar sobre las exigencias de los momentos del juego.

Con el 0-1 en la mano, al minuto 55, Siboldi quisó ahorcar la mula de seises. Y lo logró. Sacó a dos de sus todo terreno: Javier Cortés y Oswaldo Martínez, para meter a Diego de Buen y a Jorge Villafaña.

Con 35 minutos por delante y el asedio desesperado de Toluca, parecía un acto suicida. Pero, de nuevo, Siboldi eligió en qué terreno y con qué condiciones debía jugarse el partido.

Parecía con esos movimientos, en la juventud del segundo tiempo, que el técnico de Santos entregaba el partido. No era así: en realidad empezó a recuperarlo conforme a sus necesidades.

Ciertamente Jonathan Orozco fue la figura santista después del Gallito Vázquez, y es reflejo del abordaje constante, pero desordenado de los Diablos Rojo, heridos por ese gol marcado por Furch apenas a los diez minutos de juego.

Pero con dos goles de amparo ante el tribunal del marcador global. Siboldi demostró tener un manejo claro y bien trabajado de las condiciones del juego.

De hecho, el agónico y dramático gol de Toluca, obra de Hauche, es una de las pocas distracciones y atribuible a un error de asistencia en la zona del otro Jonathan, el turista Rodríguez.

Aparte, el capítulo del Gallito Vázquez: cinco balones cortados dentro del área, anticipaciones, elección serena de la salida del equipo, que lo convierten en jugador determinante, como lo fue en el Bicampeonato de León y en el título de Chivas.

Ah, pero su estatura, no le permite estar en la selección nacional, pese a demostrar que es mejor que cualquier de los convocados por Juan Carlos Osorio, para ese tipo de funciones.

Toluca tuvo poca respuesta. Hernán Cristante sigue desperdiciando su fe en un Ángel Reyna que sólo da chispazos para mantener engatusados a sus bobalicones. Lo peor es que elige enviarlo en lugar de Leo López.

Además, sigue sin entender que hay un momento del juego en que los compromisos rebasan espiritual y emocionalmente a Rubens Sambueza.

Y en esa pléyade de desahuciados por otros equipos, Robert Dante Siboldi los inviste de nueva gloria como multicampeones: Jonathan, Oswaldito, el mismo Gallito y Javier Cortés.

Irónico pues que estos cuatros, los supuestos desechos tóxicos de otros planteles, enaltezcan la vigencia competitiva de sus respectivas carreras.

Y, bueno, el árbitro César Ramos Porlossuelos, perdón Palazuelos, tuvo una de las menos erráticas actuaciones de su equivocada carrera. Mientras que Toluca estudiará una nueva oportunidad para Hernán Cristante, ahora se consolida Siboldi, con la esperanza de que no ocurra, como otras veces, que las chequeras de otros, desvalijen un proyecto. La palabra la tendrá, cuando estallen las últimas burbujas de champaña, Alejandro Irarragorri.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Diablos Rojos es superior en todo, pero el camino al cielo está empedrado de las buenas intenciones.

Santos es esa apuesta extravagante: ese inesperado pero anhelado Caballo Negro que venga a trastocar los vaticinios y las estadísticas.

Cierto, es una Final que se juega en susurro, casi en silencio. Una Final casi desapercibida, indebidamente, por cierto.

Como si el recelo, la amargura y la envidia desde el sarcófago de los que criaron y crearon fama y se echaron a dormir en el torneo o la Liguilla, le lanzaran, a esta Final, el maleficio de la indiferencia, del anonimato.

Viñeta Rafa Ramos
Pero, lo cierto es que los fanáticos, los empedernidos de sus colores, que hacen del futbol una catarsis y no una pasión, se podrán mantener ajenos: la Final, en este caso, es algo que les ocurre a otros. El desdén de la envidia.

Sin embargo, quien de verdad se planta ante el televisor, con la neutralidad puesta en la camiseta y en el alma, puede disfrutar de un buen partido de futbol.

Hubo, otros tiempos, en que éste era el Clásico de la Cervecería, porque la malta era un cordón umbilical que convertía a Santos y Toluca en mellizos accidentales del futbol.

Era algo así como Caín y Abel a muerte con la quijada... del árbitro, en partidos que generalmente han sido transpirados, nerviosos, intensos, pero, insisto, con cierto dominio de las fuerzas del mal que irónicamente dirige un Cristante por el camino del bien.

Ambos técnicos fueron porteros, ambos de gran impacto en el futbol mexicano, con más condecoraciones Hernán Cristante, quien además, pese a la forma violenta en que pretende descogotar como guajolote navideño a Miguel Herrera, vale la pena decirlo, es un tipo con un matiz filantrópico muy conmovedor.

Por el otro lado, una grata sorpresa: Robert Dante Siboldi. En lo personal, frustra no poder ver sus juegos en el estadio, porque, ya lo he dicho, la televisión nos miente con retazos de persecución en la ruta de Doña Blanca, la pelota.

Aunque algunos dicen que es una exageración, me he atrevido a decir que en elección de futbol es la versión --con las disculpas del caso para ambos-de Ferretti evolucionado.

Siboldi, desde lo que alcanzo a arañar a través de la TV, parece ser la versión #Tuca2.0, es decir ese siguiente paso en manejo de ofensivas, pero rascando con lo que hay, que el brasileño no se atrevió a dar.

Agrega interés por este partido, el proceso. Siboldi se dedicó a pepenar jugadores que eran desechos de otros clubes. Lo que te sobre, te lo compro.

Y así el arquero uruguayo armó un buen equipo, donde hemos vuelto a ver la mejor versión de Gallito Vázquez, a un irreconocible Brian Lozano, hasta sacar lo mejor de Djaniny y de Furch.

No, Siboldi no es Guardiola, pero hoy su trabajo es agradable, tanto que debería llevarse, pase lo que pase, el reconocimiento del mejor técnico de este torneo.

Vaya, mire usted: mientras Juan Carlos Osorio aún sigue penando porque no tendrá a Néstor Araujo en el Mundial, Siboldi reorganizó su equipo, con penas y pesares, cierto, para que todos extrañaran, pero para que nadie resintiera la ausencia de Araujo.

Esto que relato, es reflejo de un manejo excepcional de vestidor y de plantel. Y eso, no cualquiera.

Y ojo, fue un consenso genuino: Siboldi fue mejor estratega que Miguel Herrera en los dos juegos de Semifinales. Se anticipó a veces, y reaccionó en otras de manera impecable. El Piojo movía peones, Siboldi respondió con alfiles.

Con Toluca hay detalles fascinantes de Hernán Cristante. ¿Después de su salida del América, alguien tenía fe en el maltrecho Sambueza? ¿Alguien tenía una pizca de fe en los vestigios de Ángel Reyna? ¿Alguien esperaba hambre del desahuciado Borja? ¿Y qué tal Quiñones, con las cruces humeantes echado de Lobos?

Aguardo inquieto el desenlace de 180 minutos entre Santos Laguna y Toluca. Y lo invito a que lo haga. Si no le gusta el saldo final, yo le pago el recibo de la electricidad.

Etiquetas:

Futbol Mexico, Fútbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


4-1. Parece la cicatriz de un epitafio. Pero, cierto, el América aún no está embalsamado. Pero, cierto, también, están ahí, ese oficio de Santos y esa madurez precoz de Robert Dante Siboldi.

América obligado, por lo menos a un óptimo 3-0 en el Estadio Azteca. Deberá jugar bajo cero tolerancia. Urgido El Nido a 90 minutos perfectos ante los 90 minutos de imperfecciones de este jueves.

Especialmente con la anemia defensiva exhibida por el dique débil y flagelado de su cuadro bajo la noche de este jueves en Torreón. Encima, Marchesín tuvo una jornada negra, con los titubeos sobre sus titubeos en tres de los goles.

Bajo esa consigna dramática, extrema, drástica, de salir a matar o morir en la vuelta, Miguel Herrera necesita jugadores comprometidos. Este jueves, Jeremy Menéz (errando incluso un penalti), y Mateus Uribe se escondieron de nuevo bajo el anonimato de la intrascendencia.

En contraste con la jornada oscura de Marchesín, luego de andar cazando Pókemons en su propia cancha, y tragarse así el gol del América, Jonathan Orozco se concentró nuevamente y resolvió el asedio. La ventaja de ser dirigido por quien fue un gran arquero.

No será fácil para Santos el Juego de Vuelta. Pero, y lo sabe el cuadro guerrero, con la soberbia disposición de este jueves, le alcanzaría de nuevo para cortarle las alas a unas Águilas que lejos de volar, retozaban apenas como Pájaros Dodós.

América parecía una flotilla de Uber. Parecían recorrer kilómetros bajo contrato. Era de esperarse que Menéz y Uribe improvisaran, inventaran, imaginaran la forma de salirse de la perfecta envoltura que a media cancha les impuso Santos.

Notable el aislamiento que iban urdiendo el Gallito Vázquez, Javier Cortés, Oswaldito y hasta un irreconocible Brian Lozano, quien, ante el equipo que lo llevó a México, dio su mejor encuentro. De haber mostrado eso en El Nido, seguiría en Coapa.

Con esa solidaria y combativa seriedad de Santos Laguna, iban contrastando, otra vez la exposición del América a través de aventuras individuales, muchas de las cuales abortaron, increíblemente, en el sopor mental de Oribe Peralta.

Y mientras Herrera iba reaccionando por impulso, por amontonamiento, con Ibargüen y Martín, Siboldi fue más puntilloso y preciso: Isijara se convirtió en un maratonista con espada y escudo, mientras que Cetré entró a acomodar la lápida, y De Buen, comió minutos y comió terreno al América.

¿Está resuelto? No: es el América, el epítome del Ódiame Más. Pero, claro, Siboldi seguirá teniendo Guerreros, mientras que Miguel Herrera aún no sabe si recuperará a sus Águilas, o regresarán sus Pájaros Dodó.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


¿Más un horizonte Azul que una (otra, la enésima) Cruz en el horizonte? Esa es la expectativa de una nación abnegada, resignada, ilusionada, temeraria, temerosa, desesperada como la nación de Cruz Azul.

Llega Ricardo Peláez como director deportivo a La Noria. Tiene todo que ganar y todo que perder. Trece ilusos e ilusionados como él, han pasado por la misma oficina del desconsuelo.

Un cubículo dirigencial donde se han fosilizado las buenas intenciones. Mientras tanto, Cruz Azul se acerca a los 21 años sin levantar un título. Un largo Vía Crucis...

Y Ricardo Peláez lo sabe: el mismo día en que pise su despacho en La Noria, estará dando el primer paso hacia el despido y el exilio, mucho antes o mucho después que el resto.

Nada es eterno en Cruz Azul. Nada ni nadie.Vamos, ni el fracaso, aunque esos 21 años saben a eternidad.

Ricardo Peláez tiene un palmarés respetable. Sobre todo el de continuidad de éxitos, en un medio agreste, inhóspito y traicionero como el mexicano.

Algo que pocos saben y pocos le colocan en el aparador, y es su incidencia en el título conseguido en el Mundial Sub 17 de Perú. En ese entonces, Ricardo LaVolpe quiso despojar a Chucho Ramírez de ese seleccionado nacional.

Justo entonces, saltó Peláez y negoció: "Me voy yo, dejo (la dirección de selecciones nacionales), pero respeten el proceso de Chucho". Alberto de la Torre aceptó y LaVolpe se encogió de hombros. Y el resto ya lo saben.

Con el Tri y América, enderezó la nave. Incluso antes de salir del Nido ante las intrigas de Mauricio Culebro y Yon de Luisa, había dejado apalabrado a Miguel Herrera para regresar al América.

Vamos, cualquiera sabe que si Peláez hubiera estado aún en selecciones nacionales, el Piojo no se hubiera confrontado a Martinolli, lo que originó su salida del Tri. Pero González Iñárritu era turista con privilegios en ese Tri.

La tarea es mayúscula, titánica. Los goznes de la puerta de trofeos de Cruz Azul están oxidados. Y también las mentes directivas.

A Ricardo Peláez le aguardan molinos de viento. Hay enemigos evidentes y hay otros emboscados. Los segundos, son más peligrosos.

1.- La Leyenda Urbana (AKA Carlos Hurtado o El Patrón de Miami). Ricardo Peláez necesitará auditar al equipo. ¿Cuántos jugadores pertenecen al equipo y cuantos a Hurtado, en una evidente aberración de esclavitud moderna?

2.- En una tradición de la Familia Álvarez, los jugadores tienen derecho de picaporte ante la presidencia. Y desde ahí, desde ese menoscabo a la autoridad del director deportivo y el técnico, empieza el problema.

3.- El paternalismo, o casi maternalismo, con el que se trata al jugador de Cruz Azul lo ha convertido en un burgués. Renuncia al compromiso y a la devoción. Elige auto-castrarse. Peláez tiene experiencia comprobada en desnudar divos.

4.- Choque de poderes. Ricardo Peláez y Pedro Caixinha deberán ser muy respetuosos en marcar sus límites. Ojo: el portugués ya tuvo toda la libertad que exigió y no clasificó al equipo. Hoy deberá permitir que el nuevo dirigente pise su vestuario y opine.

5.- Recordemos la forma en que Peláez terminó siendo víctima también de su propia doctrina de trabajo y de su autoritarismo. Chocó con Matosas, aunque éste con sus extravagantes exigencias. Y con Mohamed, quien le arrebató el control del vestidor. Con Ambriz excedió en tolerancia, aunque con LaVolpe entró en términos saludables.

5.- Que nadie espere milagros. Peláez no puede ofrecer garantías de transformaciones radicales en un equipo con una estela corrosiva de ensayos y de vicios arraigados. Necesitará mano dura, drástica, pero, sobre todo, respaldo absoluto de Robin y de Billy Álvarez.

Evidentemente Peláez ha aprendido de todas las experiencias acumuladas. Sus aciertos lo fortalecieron y sus errores lo perfeccionaron.

Cruz Azul puede ser donde levante su altar, o donde cave su tumba.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Un lunes convulsivo y convulsionado. Como si no bastaran los estertores de la Liguilla con el sepelio simultáneo y lloroso de los equipos regios.

  Rumores que se visten de futuro. Rumores que aún se debaten en el pesebre de lo increíble, pero no imposible. Renuncias anunciadas.

  Con Mohamed fuera de Rayados, en un exilio que se demoró seis meses, y con Rafa Puente metido en un gallinero donde sobran espolones para ser ofensivos, seguramente los estertores zangolotean al campeón de la Concacaf.

  Con el dulzor aún en los labios, ahora a los aficionados de Chivas, les aprietan las anginas. ¿Será posible una desbandada? Dicen que si el río suena, es porque se ahogó una orquesta.

  De golpe: Pizarro y Almeyda al Monterrey; Cota al León, Alanís al Getafe, Orbelín a Querétaro... ya sólo faltaría que Erick Gutiérrez termine en el Ajax, en lugar del Rebaño, y que regrese el Gullit.

  Y en la mira el Mundial de Clubes, en el que todos dicen que quieren hacer historia y verse la cara con el Real Madrid o el Liverpool. Paco Gabriel de Anda debe extrañar su lugar en la mesa de Futbol Picante.

  Insisto: son rumores y perviven en la clandestinidad del chismorreo, pero parece que la rebelión por la falta de pago de los premios, ya pasa factura, al vender a Pizarro a Rayados en lugar de al futbol de Holanda, y el mismo Cota es dejado en libertad para regresar, contra sus deseos, al feudo del Grupo Pachuca. Esas injusticias son la cuota tenebrosa de exigir justicia.

  Pero, no todas son malas noticias en los correrías financieras y deportivas del Guadalajara.

  Con las manos llenas de problemas, Paco Gabriel de Anda, de consumarse los rumores, esperará que el usufructo de Pizarro y la indemnización por dejar ir a Almeyda, más la renovación multimillonaria de contratos de patrocinadores y televisión, le alcancen para repatriar a alguna de las cartas que tiene boca arriba: Chicharito (en pláticas con "Pelagatos 2.0" Higuera), Carlos Salcedo, Marco Fabián y Raúl Gudiño.

  Ciertamente, el futuro de estas negociaciones deberá esperar al Mundial de Rusia. La cotización de estos futbolistas podría variar de lo que consiga el vacacionista Juan Carlos Osorio.

  En el cuerpo técnico, Paco Gabriel ha tenido un candidato: Víctor Manuel Vucetich, un entrenador que gusta del futbol pragmático, de seguridad, pero que en algunas etapas (León, Tecos, La Piedad), mostró que sabe jugar al ataque.

  Reitero: en este momento, los vendavales de los rumores sólo inquietan, pero a nadie mojan.

  Por otro lado, mientras el Turco Mohamed deja puesta la mesa para negociar para un equipo que tenga muchos millones de dólares para pagarle e invertir, Rafa Puente hizo una estupenda elección al aceptar la oferta del Querétaro.

  A un equipo armado para ir al abordaje, lo entrenaban para recular. Si le mantienen el plantel a Puente, y le agregan un par de refuerzos, como se habla del regreso de Orbelín Pineda (sí, ese escándalo de los premios en Chivas), seguramente la historia será distinta a Lobos BUAP.

  Por lo pronto, queda claro que los remezones del sismo en el orgullo de Monterrey, se sienten fuerte en Guadalajara.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


La buena noticia para América: no enfrenta a Tigres. La mala: enfrenta a Santos. Monsieur Gignac se ausenta. Monsieur Menéz le sustituye.

La buena noticia para Rayados: Tigres quedó eliminado. La mala: ellos también. La tragedia pacifica a Monterrey. Que brinden por la muerte ajena, para que les sepa menos la suya.

La Final tiene contendientes: América contra Santos y Toluca contra Xolos. Que pongan todos sus barbas a remojar. El Diablo, y no necesariamente el toluqueño, anda suelto.

Las potencias financieras del Norte cayeron en bancarrota. Los planteles más caros del futbol mexicano se abarataron en la cancha. Irónicamente, sus entrenadores y arqueros, abrieron la puerta y la portería al tropiezo...

Ya Tigres y Rayados jugarán su partido de consolación en el lado perverso de las redes sociales. En diciembre eran el ombligo del mundo, hoy...

Lo de Santos tiene tintes de hazaña. Jugó con diez hombres todo el partido, porque Jonathan Rodríguez había dado tan poco antes de su expulsión que los Guerreros se sintieron más cómodos sin un bulto en la cancha.

La heroicidad santista, con inferioridad numérica aumentó las guirnaldas de gloria, porque después del gol de Oswaldo Martínez, maltrecho, lesionado, pero Djaniny sacó el 2-0 para añadir otra raya más a la zalea del Tigre que cubre la inmunidad de Ricardo Ferretti.

Pudo haber hecho algo Nahuel Guzmán en los goles. El otrora héroe se ve desconcentrado en ambas anotaciones. Pero la responsabilidad no es sólo suya: la culpabilidad es un pecado capital repartido a partes iguales... desde la banca, claro.

Entre la soberbia anestésica, la actitud displicente, de unos Tigres que se creyeron en la ruta de otro título, Santos asumió como un asunto de vida y muerte el saber y entender que con diez eran más espiritual y hormonalmente que los aburguesados de enfrente.

Ahora la advertencia queda hecha. Y parecería innecesaria. Porque América y Toluca saben puntualmente que no pueden ningunear a sus adversarios como algunos de los fantoches jugadores y entrenadores de Rayados y Tigres.

Lo exquisito de estas Semifinales del Clausura 2018 es que no hay sentenciados a muerte, porque tampoco hay marcador favoritos, especialmente después de que los Diablos Rojos casi se ven exorcizados por el Morelia.

Claro: ninguno de los cuatro equipos tienen totalmente el destino en sus manos. En realidad, y eso es irrefutable, la Final queda estrictamente en las garras perversas de la estulticia arbitral.

La realidad es esa: los jueces mexicanos son tan malos, que uno sospecha que actúan de forma delincuencial.

Y es difícil precisar que es más grave para el arbitraje: que se piense que aprueban con excelencia un examen de idiotez, o que se piense que actúan bajo consigna y complicidad de La Famiglia que tanto pondera Decio de María.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Permítaseme este acto de escapismo. Ordenar al menos 500 palabras en un Blog enfocado en unos Tigres y unos Santos rehuyendo la obligación sagrada de jugar al futbol, no es fácil.

Y menos aún con la insinuación de bulimia y anorexia en la cancha y en el marcador: 2-0. Y Tigres encendió las veladoras al nicho blasfemo de tan precario trámite y alemtador desenlace.

Con la herida abierta por el remate --imagínese Usted-de Hugo Ayala entre dos torres bobaliconas, Tigres se sintió más cómodo, y lo poco que generó Santos murió en pretensiones narcisistas de sus delanteros, como el desperdicio de Djaniny a los '70.

Getty Images

Y ante la batalla sin guerreros en El Volcán que no se llenó y que sólo expulsó cenizas, me dediqué a escrutar con un filósofo de la guerra, el general chino Sun Tzu.

Phil Jackson y José Mourinho tienen el compendio en su mesa de noche. Porque Sun Tzu suena descabelladamente simple aún cerca de 2,500 años después.

A ver si Usted me concede un poco de empatía y de simpatía. Tal vez entendamos mejor lo que ocurre en la banca para que no ocurra lo que debe ocurrir en la cancha. "La defensa es para tiempos de escasez, el ataque para tiempos de abundancia", escribió el estratega chino, y la nómina de Tigres me recordó que es la nómina con más seleccionados nacionales y mundialistas de diferentes países de toda América.

Pero, otra aseveración de Sun Tzu regocija hasta relamerse los encanecidos bigotes al Tuca Ferretti: "Los guerreros victoriosos primero ganan y después van a la guerra, mientras que los guerreros vencidos primero van a la guerra y después buscan ganar".

Porque cuando Santos se declaró la guerra, ya Gignac, fusilando desde el manchón, con el 2-0 los tenía vencidos bajo la asfixia del marcador, amparándose en otra reflexión del general chino: "Cansa a los enemigos manteniéndolos ocupados y no dejándoles respirar".

Para entonces, ya Santos era un pez con asma. Había caído burdamente en la clandestina pero legitima emboscada del general Ferretti: "Aparenta inferioridad y estimula su arrogancia". Arenas movedizas.

Si Tuca Ferretti dispone de este volumen milenario, seguramente tiene destacada en amarillo, la siguiente sentencia del general chino Sun Tzu: "La oportunidad de asegurarnos contra la derrota esta en nuestras propias manos, pero la oportunidad de derrotar al enemigo la provee él mismo".

Porque a final de cuentas eso ocurrió: dos torpezas de marca, de atención y de compromiso, generaron el gol de Ayala y el fusilamiento de Gignac. La víctima proveyó al victimario. Suicidio disfrazado

Por eso, guste o no, seduzca o no, fascine o no, enamore o no, facilite o no la elaboración de Blogs, el Tuca debe sentir que, a pesar de algunos de sus berrinches muy de patán, en los que carga contra quien sea, con toda la inmunidad e impunidad, es, debe creerlo, una alusión personal de Sun Tzu: "El general abarca las virtudes de sabiduría, sinceridad, humanidad, coraje y ser estricto".

Rematemos así, de Sun Tzu para Ferretti: "La invencibilidad radica en la defensa; la posibilidad de la victoria en el ataque". Amén.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Lo humillante para Pumas no es el veredicto (1-4) que tiene facha y fecha de epitafio...

Lo humillante para Pumas no es la virtual eliminación, porque al fin y al cabo su clasificación a la Liguilla tenía el diagnóstico del chiripazo...

Lo humillante para Pumas no es el nombre (América) ni el apellido (Ódiame Más) del burlón victimario, con ese odio sulfúrico gangrenado con tantos antecedentes...

Lo humillante para Pumas no es que le asalten la guarida, esa otrora fortaleza, hoy derruida, pero aún custodiada, inútilmente, por la lealtad genuina de porristas y el fanatismo de porros...

No, lo humillante es que los Pumas salieron castrados del vestidor y el América, técnicamente, si cargó, hasta el Olímpico, la canasta con todos los huevos de El Nido de Coapa... Lo humillante para Pumas es que claudicó en el pasaje tenebroso del acobardamiento antes de pisar la cancha. Fue una blasfemia espiritual contra su propia cancha...

Sus jugadores nunca fueron lo suficientemente hombrecitos para enfrentar a los nombrecitos del América. El grito de "Goya" se quebró como un himno fúnebre arrullando la derrota.

Salieron los Pumas acicaladitos, perfumados y con las zapatillas impecables, pero las entrañas, todas, con las gónadas incluidas, se quedaron en el casillero vejado....

Y América, masculinamente serio, futbolísticamente comprometido, encontró en la noche explosiva del explosivo Mateus Uribe, y en el calvario del manchón de las sentencias, la guillotina exquisita de Jeremy Menéz.

Oribe Peralta sigue sin encontrar la red, pero sigue tendiendo la red en el área para atrapar a la presa. Ayer intervino en tres los goles. Parece el notario público que legitima las historias que terminan en el marcador.

Lo de Pumas apesta también a suicidio táctico. Los castrados universitarios, encima, salieron mal acomodados. Patiño decidió inventarle a Matías Alustiza el oficio de gatillero, pero lo enclaustró entre el embudo defensivo americanista, y al hombre alevoso de las cobardes pistolitas de balines en Puebla, le entregó arma con balas de salva.

Curiosamente la mejor propuesta que pudo mostrar Pumas, la inventó Patiño tratando de parchar sus propios errores, pero el 1-4 narcotizaba cualquier ilusión de hazaña.

Y lo simplificó el América: con Oribe como gestor, con Uribe de francotirador, y Menéz tomando té activando el patíbulo, el 1-4 fue el premio a la disciplina, el compromiso y sobre todo eso, que el equipo viajo de Coapa a C.U. con la indumentaria hormonal completa.

A Miguel Herrera a poco debió saberle el felino. Ocho veces le ha tendido la emboscada y salido victorioso.

¿Puede remontar Pumas? Necesita ganar por cuatro goles de diferencia. Hasta la aritmética puede diferenciar en estos casos entre lo improbable y lo imposible.

Y los Pumas de este miércoles por la noche, parecen más dispuestos para la ordeña que para la inseminación... de una hazaña, claro.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Con el Toluca como favorito --hasta por decreto presidencial, dicen mal pensados--, la Liguilla arranca con su imprescindible lastre, esos habituales menesterosos con menos del 50 por ciento de puntos posibles, como Tijuana (25), Pumas (24) y Morelia (24).

La atención recae en la regularidad de los Diablos Rojos, la obligación que persigue al América, el colmillo retorcido de Tigres, y la deuda creciente de Monterrey, sin descartar a un Santos, pese a que de sus últimos cinco juegos sólo ganó uno y perdió cuatro.

Con la guillotina oscilando sobre el pescuezo de Hernán Cristante, luego de que en los primeros siete juegos sólo consiguió nueve puntos, con reveses extrañísimos como ante Puebla y León, el Toluca luego hilvanó nueve victorias consecutivas, hasta el tropiezo del viernes ante Tijuana, en juego de desperdicio en el que no hizo un disparo a gol y apenas sumó un tiro de esquina.

En evidencia queda el control absoluto del Infierno que tiene Cristante. Especialmente con jugadores con problemas de comportamiento en otros clubes, joyitas como Sambueza, Reyna y Quiñones, el histórico ex portero del Toluca alcanzó la madurez absoluta en manejo de grupos y reacciones estratégicas.

La amenaza constante para el líder sigue estando al norte de la geografía futbolística mexicana. Esa casi descarada displicencia de Ricardo Ferretti para manejar los escenarios de una Liguilla, con un cuadro administrado en esfuerzos, sabe que comienza verdaderamente el campeonato para todos.

Y en esa amenaza norteña, imposible dejar fuera a un Monterrey menos contundente que el de años anteriores, pero más consciente de lo que necesita. Dejó, aparentemente, de quemar pólvora en los infiernillos de la notoriedad y el protagonismo obsoleto del torneo.

En la emboscada del norte, aparece Santos Laguna, que después de la lesión de Néstor Araujo con la selección, cargó con cuatro derrotas y un solo triunfo. Afectado resultó también por la lesión de Djaniny Tavares, quien había marcado 13 goles en los primeros diez juegos, y al retornar sólo marcó dos en cinco fechas.

La atención general sigue al América, un equipo sin palabra de honor. Tras comenzar el torneo con protagonismo, hasta antes de la victoria sobre Santos, atravesó por una racha de dos derrotas, dos empates y una victoria, de más alarde que peso, ante Cruz Azul.

Afectado por lesiones, bajas de juego, el América está lejos de responder a expectativas y expectación que se arremolinaron al segundo torneo, en el regreso de Miguel Herrera, especialmente con un plantel competitivo, y el funcionamiento está distante aún de ser un amparo para ese subliderato en el torneo.

El regreso de Menéz, Cecilio y Renato, aunque con la expectativa sobre la relación entre Mateus Uribe y su entrenador, ahora pierde a Aguilera, y el equipo demuestra que su filtro defensivo, más allá de la eficiencia de Guido Rodríguez, pone a Marchesín a prueba, semana a semana.

Ciertamente la Liguilla es un rasero distinto para América... pero también para sus rivales. Es una ociosidad repetirlo, pero la realidad muestra que sus adversarios ofrecen el partido de su vida enfrentando a las Águilas.

Herrera y América tiene algo en común: oficio en la Liguilla. Y para El Piojo dejó de ser importante si se juzga piojoso, aunque efectivo el tipo de juego que realiza su equipo. Lo sabe Herrera y lo sabe su grupo: el título pasó de ser una meta a ser una obligación.

Y mientras Marchesín se convierte en el jugador más valioso de El Nido, el contrapeso sigue perdido: Oribe Peralta y Henry Martín han renegado del gol, en especial el segundo, luego de ser víctima de su propio espejismo: hacerle tres a unos Lobos BUAP, que ya habían perdido al Maza Rodríguez por expulsión.

Al final prevalece el mismo sello de cada liguilla. Puede ocurrir cualquier sorpresa, milagro o desgracia, aunque Toluca y Cristante, teniendo a Enrique Meza como técnico, saben cómo desafiar la maldición del liderato general.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


En tiempos distintos, en territorios distintos, con destinos distintos, el futbolista mexicano consumó este miércoles una doble conquista.

1.- El Pacto de Caballeros ha sido exorcizado por los bandoleros que lo crearon. Ha sido roto uno de los eslabones del grillete -de oro, cierto-- del futbolista en México.

2.- Chivas se corona campeón de la Concacaf, en ese reducto rebelde que es el último zócalo de reivindicación del futbolista mexicano.

Y el Guadalajara se corona, precisamente, en ese hoyo negro de rostro blanco que se tragaba vivos a los jugadores mexicanos: el manchón de penalti, ese fascinante Salomón donde la justicia encuentra un santuario inapelable.

Primero, en Toluca, en una mesa de negociaciones agreste, en la boca apestosa del lobo que regentea contratos y pactos esclavizantes, los futbolistas mexicanos obligaron a que el fantasmagórico Pacto de Caballeros, sin rostro ni forma, quedara, finalmente, sepultado en ese cementerio torvo y abusivo de la FMF.

Y después, en la cancha, con sólo jugadores mexicanos, esos que los otros 17 Herodes del futbol mexicano, se empeñan en extirpar, en segregar de sus nóminas, así, con sólo nativos, Chivas se corona campeón de la Concacaf venciendo en penaltis a Toronto.

A su estilo bajo la doctrina de Matías Almeyda, bajo los espesos humos de la angustia, de los microsismos en los corazones desfallecientes, y hasta evidentes errores arbitrales, el Guadalajara consuma un triunfo en el escenario dramático de la definición desde el manchón de las sentencias.

Hay similitudes en los dos escenarios. Parecía que los dueños de equipos lograrían revocar las apelaciones de los futbolistas en la mesa de negociaciones, pero, al final, la solidaridad del gremio hizo temblar a los dirigentes: la Fecha 17 se paraba, y con ella la Liguilla.

Los propietarios del futbol mexicano pueden poner en riesgo sus reglamentos, pero no sus ganancias. Salvaron los dineros, aunque perdieran a sus esclavos.

Y Chivas vivió bajo el estupor, la ansiedad, el drama, esa angustia veleidosa, pendulante, entre la gloria y el riesgo de la derrota, por la apuesta suicida por la victoria. Incluso en los estertores del juego, Jonathan Osorio dejó vivir al Guadalajara, cuando tuvo el gol para aniquilar el juego, pero perdonó.

En una exhibición generosa por parte de ambos equipos, llevando el trámite hasta el desfallecimiento físico, pero en la algidez moral y espiritual, en el cobro de los penaltis, irónico, erró de nuevo Osorio, tal vez arrastrando el trauma de minutos antes.

Y el suicidio para Toronto se consumó cuando el que algunos bobalicones consideraban el nuevo Landon Donovan, pero Michael Bradley ratificó como con la selección de EEUU, que los grandes retos le empequeñecen el alma. Y la voló...

Una jornada llena de brillo nuevamente para Rodolfo Pizarro, galardonado como el mariscal del torneo, pero que por traumas arraigados, el seleccionador mexicano, Juan Carlos Osorio, lo sigue viendo lejos del Mundial de Rusia. La miopía del colombiano la envenena aún más por el hecho de negarse a reconocer que él y su auxiliar Pompi (AKA Luis Pompilio Páez) se han equivocado.

Doble jornada histórica para el futbolista mexicano. De esas que suelen ser, que deben ser, un punto de quiebra, un punto de rompimiento. Un revulsivo.

Despedazó, en la mesa, en Toluca, apenas una de las cadenas -de oro, cierto--, de su esclavitud, pero abrió un campo de batalla para forzar las otras.

Y por otro lado, en la pureza de la cancha, Chivas dejó el mensaje a una Federación Mexicana de Futbol, y a los engendros de sus engendros, Decio de María y Enrique Bonilla, que el futbolista mexicano debe ser el protagonista legítimo de su propio torneo, y no víctima de la voracidad y corrupción entre dirigentes y promotores.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- La AMFPro ya perdió el Juego de Ida. Y por goliza. Lamentablemente.

En su reunión del miércoles, los ningunearon. A su comitiva le dio la bienvenida un grupo de personas sin voz y sin voto.

Estaban anunciados, como interlocutores, los propietarios de equipos, o, como impecable, accidental y sabiamente los llamó Sven-Goran Eriksson: "La Yunta de Dueños".

No acudieron. Recibieron, los dueños de equipos, la sugerencia, vestidita de orden inobjetable, de no acudir. "Que esto lo resuelve Emilio. No hay necesidad de que vayan", notificó el mensajero Decio de María.

Y los representantes de los futbolistas mexicanos se toparon con ese ninguneo. Fue como un round de sombra, por decirlo generosamente. Entablaron un soliloquio con una pared.

En los dichos mexicanos, y sin pretender una comparación que pueda resultar ofensiva, se diría que los directivos decidieron que "a chillidos de marrano, oídos de carnicero".

Llegaron, por ejemplo, un Enrique Bonilla, quien es un notable comediante en reuniones íntimas, pero que nadie toma en serio. Guillermo Cantú seguramente pensaba más en el Tri y en cómo convencer a Juan Carlos Osorio de que Rodolfo Pizarro debe ir al Mundial.

Y Yon de Luisa fue enviado como observador, como oyente, para que aprenda a lidiar con estas ovejas con ornamento y cornamenta de bureles. Ya lo hemos dicho: De Luisa ha sido criado y creado a la imagen y semejanza de un Azcárraga Jean especializado en futbol.

¿Decio de María? No ejerce. Nominalmente está ahí, al mando de la FMF, pero, bien lo explicó él: "Emilio nos dirá cómo manejar esto".

Ignorados olímpicamente por los dueños de sus grilletes, pero los representantes de los futbolistas asociados salieron ilusionados. Al menos ese mensaje, desconozco si como una terapia de autoengaño, fue el que dieron al final de una cita a ciegas.

Creen, los futbolistas, que los directivos formalizarán en reglamento el Pacto de Caballeros, para que existiendo en blanco y negro, puedan, fácilmente, derogarlo.

Tipificar el Pacto de Caballeros, por escrito, como se ejerce, sería una confesión de sus pecados. Porque los dirigentes se sienten orgullosos de este abigeato futbolístico, por el trato cerril que dan a sus jugadores. Sólo falta que marquen con fuego a su ganado.

Recordemos que la FMF ejerce, bendice, acciones que están prohibidas por FIFA, la que tampoco tiene resuello moral para indignarse. Y usted, inusual lector, no me abra así los ojos, que no le voy a poner colirio.

Enumeremos: Multipropiedad, Tianguis de Futbolistas, Pacto de Caballeros, juegos múltiples de contrato para evasión fiscal, participación de promotores no autorizados ni registrados ante FIFA, etcétera, son parte del regenteo y lenocinio en México por parte de la FMF, con la alcahueta complacencia desde Zúrich.

También los jugadores creen que recibirán una bonachona bienvenida el próximo miércoles, cuando, tampoco, los reciba la "Yunta de Dueños", dixit Erikson. Es decir, los trabajadores no verán a sus patrones.

Entonces, el miércoles, enfrentarán al Comité de Desarrollo del Futbol Mexicano, sí, ese mismo que decidió retirarse de la Copa Libertadores y que abrió las puertas indiscriminada y mercenariamente al futbolista extranjero, entre otras formas atentatorias contra su propio balompié.

Ojo: cualquier decisión que tome ese Comité de Desarrollo, no es reconocido por la "Yunta de Dueños", recontra dixit Erikson. Para aprobarse debe pasar por una asamblea.

¿Se atreverán los jugadores a parar en la Fecha 17? Es deseable que lo hagan, si es la forma de garantizarse respeto.

La AMFPro debe entender que si no consigue el miércoles lo que pretende para el beneficio del gremio, y permite que se juegue la Fechja 17, la asociación estará muerta. Si cede, perderá cualquier ápice de respeto.

Muy simple: si recula la AMFPro, habrá perdido toda presencia. Si se culipandea y no detiene el torneo en la Jornada 17 habrá perdido todo valor, todo peso, toda credibilidad y toda confiabilidad.

En lo personal tengo mis dudas si el futbolista extranjero se solidarizaría con el mexicano para bloquear el torneo en la última fecha. Usted lo sabe: la mayoría de los jugadores foráneos no recibirían ni la mitad de su salario actual si regresan a su país, y muchos de ellos, ni siquiera encontrarían acomodo.

Sin desarrollarse la Fecha 17 quedarían en suspenso el descenso del futbol mexicano y evidentemente la Liguilla, que, sabemos, es el gran negocio para algunos clubes y para las televisoras.

La AMFPro ha dicho que no habrá esquiroles y que los mexicanos en las canchas y en las bancas de Europa, así como los de la Liga MX, no se concentrarían para el juego ante Gales en Los Ángeles.

Sería fantástico que no saltaran esquiroles de jugadores semiretirados, de los desempleados que dejó el Draft, de la Liga de Ascenso y hasta de fuerzas inferiores, pero...

¿Qué no se concentren los europeos para el amistoso contra Gales? Recordemos que después de que terminen sus respectivas ligas, deben tomar vacaciones, así que seguramente estarán en ese impasse de receso obligatorio por parte de FIFA.

Además, recordemos que las represalias, son un armamento poderoso en la FMF. ¿Recuerda el "Pachucazo" televisivo contra Jesús Martínez, que fue brutalmente efectivo?

Imagínese que empiecen a filtrarse en los medios las nóminas y los salarios reales de futbolistas involucrados directamente en la AMFPro. De esa manera, los equipos tratarían de hacer quedar como villanos a los jugadores.

La reacción del aficionado sería de sentirse ofendido: "¿Cómo es que futbolistas que ganan más de dos millones de dólares por año, y algunos hasta exentos de impuesto, ya no quieren divertirme y ser mi catarsis de fin de semana?".

Algunos aficionados, la mayoría, comparando ingresos, preguntarían cómo esos futbolistas, que se quejan de ser esclavizados, de repente quieren fugarse con los grilletes de oro y con todo y la jaula de oro.

Y por otro lado, la AMFPro debería consolidarse primero en la protección de la base más importante: el jugador mal pagado, o al que ni le pagan, o al que le dan contratos por cuatro o cinco meses, o el que no cotiza en el IMSS, el que no tiene seguro médico familiar, o al que por una lesión puede quedar desamparado.

Sí, desde mi punto de vista, la AMFPro perdió en el Juego de Ida... y si no endurece su postura, perderá también en el Juego de Vuelta del próximo miércoles.

Al final, sostengo, desde hace años, que ya lo único puro en el futbol, es el jugador, aunque, claro, con algunas contadas excepciones.

Por ello, ojalá el miércoles la AMFPro alce una antorcha y no una tímida veladora.

Etiquetas:

Futbol Mexico, Fútbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO