Luego de arrancar mal con McHale, Rockets mejora con Bickerstaff

Luego de arrancar mal con Kevin McHale, Rockets colocó como entrenador interino a J.B. Bickerstaff y el equipo empieza a levantar con par de triunfos seguidos.

Actualizado el 1 de diciembre de 2015
Por Adry Torres
ESPNDeportes.com

NUEVA YORK -- Los Houston Rockets no pueden determinar con precisión la razón por qué tropezaron en el inicio de este torneo, perdiendo siete de sus primeros 11 partidos, lo que entonces selló la suerte del entrenador en jefe Kevin McHale, quien fue despedido el pasado 18 de noviembre.

En el interino, el asistente J.B. Bickerstaff trata de revivir un grupo que llegó a la final de la Conferencia Oeste y que inició la jornada del lunes con foja de 7-10 y una desventaja de un juego detrás por la octava plaza.

Las últimas dos victorias han servido como una pequeña prueba de que los Rockets están a punto de despegar.

El viernes ante el peor de los peores, los Philadelphia 76ers, Houston perdió una ventaja de 16 puntos y remontó de siete abajo en el cuarto periodo para acabar con una cadena de tres derrotas.

Bickerstaff no se quiso adelantarse tras el triunfo que saborearon los Rockets en tiempo extra en el Madison Square Garden el domingo por la noche, remontando de un déficit de 13 puntos restando 8:49 en el último periodo contra unos New York Knicks que estuvieron sin los servicios de Carmelo Anthony.

J.B. BickerstaffAP Photo/Pat SullivanEl entrenador interino J.B. Bickerstaff trata de revivir un grupo que llegó a la final del Oeste
No obstante, el coach resaltó lo resueltos y peleones que su grupo lució en un partido que hubiese culminado con los mismos resultados que forzaron la inesperada salida de McHale.

"Ahora mismo vamos tirándole al reloj. Las cosas nos están girando en el camino correcto. Pero para nosotros, entendemos que (se trata) de todos los días", indicó Bickertaff, que ha dirigido a Houston a un récord de 3-3.

"En la posición que estamos, no nos podemos permitir tomar cualquier paso atrás... (y sentirnos) muy cómodos, muy confiados porque ganamos un partido".

Al momento que logró tomar cargo de la situación delicada en la que se encontraba el conjunto, el estratega e hijo de Bernie Bickerstaff, quien dirigió y fue asistente en la liga por partes de seis décadas, percató la escasez de los rebotes ofensivos, los robos del balón y las perdidas forzadas en el costado defensivo, áreas que impulsaron a los Rockets hacia el segundo mejor registro del Oeste la temporada pasada.

Houston despertó el lunes segundo en la NBA con 9.8 robos, empatados por la décima posición forzando 15.9 perdidas y promediando 11.5 rebotes ofensivos, la octava mejor marca ofensiva.

Contra los Knicks, los Rockets acumularon 16 robos, 21 pérdidas forzadas y 17 rebotes ofensivos.

"Esa es la identidad del equipo. Eso es lo que debe ser. Hablamos (acerca de) donde estuvimos el año pasado defensivamente", dijo Bickerstaff, en respecto a los 8.9 rebotes (segundo en la liga) y 16.9 perdidas forzadas (tercero) que promediaron.

"Tenemos que ser más valientes, necesitamos ser más determinados. Ese es el carácter de nuestro equipo. Esa es nuestra personalidad. Cuando juegas de esa manera siempre te das la oportunidad. En el pasado sólo dependíamos de hacer tiros".

Bickerstaff vio el renacer de aquellas dos calidades que tanto anhela de sus jugadores durante los últimos dos encuentros cuando hizo un ajuste en su alineación y apuntó al base Patrick Beverley y al pívot suizo de 21 años de edad, Clint Capela, en el quinteto titular.

"Ellos inician y establecen el tono para el resto del partido", agregó el coach de 36 años de edad, el más joven de la liga.

Con el retorno de Beverley a la titularidad, Bickerstaff anticipa que si las cosas no les salen bien a la ofensiva, la presencia de jugadores que lleven el mismo enfoque defensivo que el armador y Capela haga que las cosas sean más difíciles para sus rivales.

"Para eso es que estoy aquí. Hago todo el trabajo duro. Estoy bien con eso", aseveró Beverley, quien tuvo cuatro de sus cinco robos durante el cuarto periodo del triunfo en Nueva York y que aún más importante forzó una pérdida de balón mientras defendía al español José Calderón, lo que entonces le dio a Houston la oportunidad de igualar el partido y forzar la prorroga.

"No tengo que tener el balón en mis manos. No tengo que anotar tantos puntos. Yo estoy aquí para hacer todas las cosas que este equipo necesita para ganar, ya sea (recuperar) los balones sueltos, (recibir) faltas en ataques, (conseguir) robos, lo que sea e impactar el partido en el costado defensivo".

CONTENIDO PATROCINADO

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.